El mago de la lluvia es un espíritu que vaga por el mundo con el fin de hacer parar la lluvia. Por supuesto que, como le sucede a todo ente de esta naturaleza, pocos creen en él y muchos dudan de su existencia. Sin embargo los que lo invocan en esos días de tristezas celestiales saben muy bien que cuando aparece pone toda su energía en lograr su propósito, pero lo más interesante sucede cuando falla en su tarea, ya que compensa su falta de precisión contando historias que aquí se recapitularán.